Inicio / Artículos / La Porcinería: el primer bistró porcino de Madrid

La Porcinería: el primer bistró porcino de Madrid

  • Llega al barrio de Salamanca La Porcinería (Lagasca, 103), el primer restaurante de Madrid especilizado en cerdo ‘del morro al rabo’. 

 

  • En un local de decoración femenina con toques punk, la carta de La Porcinería invita a descubrir el cerdo desde una perspectiva diferente, fresca y divertida, con precios comedidos, en la que tienen cabida verduras de temporada y elaboraciones ligeras. 

Madrid ya tiene su primer bistró porcino: La Porcinería, en el barrio de Salamanca(Lagasca, 103). Un local decorado en clave femenina y con un toque ‘punk’ que llega para reivindicar un producto muy nuestro, el cerdo, desde una perspectiva fresca y divertida, y con precios muy comedidos. Desde “el morro hasta el rabo”, el puerco es el absoluto protagonista de este nuevo bistró que nace con un claro objetivo: animar a sus clientes a huir de la monotonía y a sobrevolar el mundo “a vista de cerdo” a través de una carta de platos sencillos y compartibles que invita a conocer este animal -del que, dicen las abuelas, “se comen hasta los andares”- más allá de ‘hits’ de la gastronomía española como el jamón ibérico o la morcilla.

‘Porco’ a poco

La Porcinería es un proyecto transgresor, tanto por ubicación -en el corazón de la calle Lagasca- como por su carta, que sorprende con una quincena de platillos para compartir en los que el cerdo es el ingrediente clave, pero no el único. Las carnes de Joselito (proveedor principal del bistró) se combinan con otros ingredientes, algunos procedentes de otras cocinas del mundo y muchos vegetales (por ejemplo, las alcachofas con velo de papada ibérica), que contribuyen a ‘aligerar’ la carta y convertirla en apta para todos los públicos. De hecho tienen una sección específica de platos ‘libres de cerdo’ como la sopa fría de tomate y burrata, o la brocheta de mini verduras al horno con salsa tártara, perfectos para hacer una “pausa porcina”.

Entre los platillos principales, la carta de presentación incluye propuestas ideales para los amantes de la carne como la carrillera confitada en su jugo con salsa de chocolate y puré de patata, la hamburguesa de cabezada de cerdo picada a cuchillo con semilla de hinojo y queso provolone, o el lagarto ibérico Joselito marinado con puré de yuca y esencia de trufa blanca procedente de Italia. Más ligeras son las alcachofas de Navarra con panceta de cerdo y foie, o el huevo poché con espuma de patata, papada ibérica y guisantes, donde la carne de cerdo es el vehículo que sirve de acompañamiento a los ingredientes principales.

El acento internacional lo bordan con el bombón de cerdo al estilo thai con salsa kimchi y alga wakame (un bollito de pan al vapor totalmente artesano y relleno de cabezada de cerdo que ya se ha convertido en uno de los hits de La Porcinería). Aquí incluso la carta de postres tiene un guiño porcino en forma de trampantojo, con un salami de chocolate con helado original y divertido.

Los embutidos también están presentes en su cocina, de hecho tienen un lugar especial reservado en la zona de charcutería (la ‘porcinería’, en la primera planta del local), con una carta específica y muy poco convencional, que rehuye de los productos de siempre y opta por opciones más singulares como chicharrones o carne mechada.

Todas las propuestas de La Porcinería llevan la firma del joven chef Francesco Arancio –viene de trabajar en los fogones de Bosco de Lobos, La Cabra y Álbora-, en colaboración con los socios fundadores de este proyecto porcinero, José Núñez, Marian Díaz, Fernando Badell y Ramón Castillo. Cuatro apasionados de la gastronomía en general y, en particular, de la versatilidad del cerdo, que han unido sus ideas y creatividad para poner en marcha este bistró porcino.

Porcinería y Bistró

El local se divide en dos zonas: a pie de calle, la ‘porcinería’ propiamente dicha, un espacio de barra abierta concebido al estilo de las charcuterías de siempre. Desde esta zona, en la que hay mesas y banquetas altas perfectas para tapear, se puede ver el trajín diario de los ‘porcineros’, cortando los embutidos en directo y rematando los platos que salen desde la cocina. La planta baja es la zona reservada al bistró, una original cava de ambiente íntimo y acogedor ideal para una cena tranquila.

El diseño del concepto y la marca son obra de eat&love Studio, responsables también de la dirección de interiorismo -a cargo de María Victoria Valero-. La decoración del local, como la marca, sigue una línea femenina con un toque ‘punk’: predominan los tonos blancos y los azulejos metro -guiño a las charcuterías tradicionales-, todo salpicado con guiños divertidos, como bustos porcinos o el neón rosa que recoge el eslogan del local: “margaritas a los cerdos”.

Acerca de admin

admin

También puedes ver

El Homenaje a Pepe Habichuela reúne el mejor flamenco en el Teatro Circo Price

En el festival del teatro madrileño actuará su familia y artistas como los Morente (Estrella, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *