Inicio / Artículos / Verano en Filipinas, ¡una experiencia refrescante! #MásalládeMadrid

Verano en Filipinas, ¡una experiencia refrescante! #MásalládeMadrid

ü  7.107 islas y más de 36.000 kilómetros de costa. Descubre los mejores planes a lo largo y ancho del archipiélago y disfruta de la mejor estación del año.

 

Si estás empezando a planear tus vacaciones de verano y sueñas con viajar a un destino paradisiaco, Filipinas es una opción a tener muy en cuenta. Con una temperatura media de aproximadamente 27 grados y algunas de las mejores playas del mundo, este archipiélago formado por más de 7.000 islas es el lugar

perfecto para desconectar y relajarse. Y si es en remojo… ¡mejor que mejor!

 

Playas de ensueño

 

 

Los más de 36.000 kilómetros de costa, Filipinas alberga incontables playas desiertas de arena fina y blanca con aguas color turquesa y espectaculares arrecifes de coral bajo la superficie.

En la isla de Palawan encontramos El Nido, un conjunto de acantilados rodeados de aguas cristalinas y numerosas calas que nos dan esa sensación de estar en una isla desierta, pero sin dejar de tener todas las comodidades que otorgan los diferentes resorts y hoteles, siempre integrados con el entorno debido a su alto valor ecológico.

El Nido es también el punto de acceso al archipiélago de Bacuit, una de las zonas más vírgenes de Filipinas, con islas tan espectaculares como Coron o Busuanga, perfectas para pasar unas vacaciones de lo más relajadas sin dejar de lado las múltiples opciones de ocio que ofrece la zona: buceo, rutas en kayak, senderismo, etc.

Otro de los secretos mejor guardados del país es White Island, una lengua de arena que emerge en medio del mar de Bohol. Para llegar a este paraíso perdido es necesario coger un ferry desde Bohol o Cagayán de Oro hasta la isla volcánica de Camiguin, a la que podemos dedicar unas horas para disfrutar de su espectacular belleza. Desde aquí podremos desplazarnos a White Island en embarcaciones tradicionales filipinas, y pasar una jornada de playa inolvidable.

 

Saltos de agua espectaculares

Filipinas está situada en una de las zonas del planeta con mayor biodiversidad, lo que no sería posible si sus islas no estuviesen repletas de ríos y manantiales. La gran cantidad de agua dulce fluyendo a través de la jungla provoca, en numerosas ocasiones, espectaculares saltos de agua.

Las cataratas de Tinago, en Iligan, al sur de la isla de Mindanao, son unas de las más conocidas. De hecho, a Iligan a menudo se la denomina “la ciudad de las cascadas majestuosas”. Para visitarlas hay que subir más de 400 escalones tallados en la roca… Toda una aventura para los más intrépidos.

En Samboan, Cebú, podemos visitar las cataratas de Aguinid. Situadas en el ecoparque del mismo nombre, sorprenden al viajero por la incomparable belleza de su interno y la majestuosidad de sus aguas. Las de Aguinid tienen la peculiaridad de estas situadas a distintos niveles, por lo que la visita se realiza ascendiendo a través de unas escaleras para poder apreciar cada uno de los saltos de agua.

En último lugar, y no por ello menos importantes, cabe mencionar las cataratas de Kawasan, también en la isla de Cebu. Para acceder a ellas es necesario recorrer un sendero a través de la jungla, que desemboca en una laguna de aguas turquesas a la que vierte una imponente catarata. Una vez allí, es posible situarse debajo del chorro de agua mediante unas plataformas de bambú operadas por los habitantes locales.

 

Piscinas naturales en mitad de la jungla

La gran cantidad de manantiales de agua dulce que afloran a lo largo y ancho del país provoca que se formen numerosas pozas y piscinas naturales en prácticamente todas las islas que conforman el archipiélago filipino. Muchas de ellas se encuentran en lo más profundo de la jungla, el lugar perfecto para darse un chapuzón en ellas tras una ruta de trekking.

Una de las más espectaculares es la Tayangban Cave Pool, en Siargao. Tras nadar por unos túneles subterráneos, se emerge en una piscina natural rodeada de paredes de siete metros de altura, perfectas para saltar desde ellas al agua, una actividad conocida como cliff jumping, cada vez más de moda.

En Mindanao nos encontramos con unas de las piscinas naturales más hermosas del mundo. Se trata del entorno del río Hinatuan, también conocido como “el río encantado” por la espectacularidad de sus aguas, azules y transparentes. De hecho, aunque la mayor parte de su cauce es subterráneo, cuando emerge a la superficie delinea un paisaje difícil de olvidar.

Acerca de admin

También puedes ver

MÚSICA Y GASTRONOMÍA, JUNTOS EN UNA NUEVA EDICIÓN DE LA NOCHE DE LOS MERCADOS

Por primera vez, los sumilleres 2 estrellas Michelin David Robledo (Santceloni) y María José Huertas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *